Los Cementerios en Teocaltiche

Los Cementerios en Teocaltiche

Los cementerios o panteones ya eran conocidos por los naturales de Teocaltiche antes de la conquista pues escogieron el lado poniente de el asentamiento humano hoy conocido como, “Cerro de los Antiguos” lo sabemos por la gran cantidad de entierros, encontrados en ese lugar.

Los entierros se realizaban en los atrios de los templos.

A la llegada de los españoles, y una vez que fueron construidos templos, dejaban explanadas frente a ellos, para dedicarlos a cementerios, acotándolos como parte de los mismos, aunque también hacían inhumaciones dentro de los propios templos, como en la antigua Parroquia y el Santuario de Jesús, y en los conventos de los Mercedarios y de los padres Oblatos en San José. En el México independiente los cementerios funcionaron, sin cambios; hasta poco después de las leyes de reforma.

Fue el día 31 de Julio de 1859, cuando el presidente Juárez, dictara la ley de secularización de los cementerios y parte de allí la construcción de los panteones municipales en todos los lugares de la república.

Ingreso del Panteón de los Angeles

El primer camposanto o panteón que se construyó en Teocaltiche, seguramente bajo las nuevas disposiciones gubernamentales, nos dice don Manuel J. Aguirre en su “Ensayo Histórico de Teocaltiche,” fue el de el “El Anima Sola” que estaba situado sobre la acera derecha, al final de la calle conocida primero, como del Camposanto; después del Progreso, luego Juárez, después Lázaro Cárdenas y actualmente Niños Héroes, frente a un tendejón que por su titulo fue famoso “ El Testerazo” antes de llegar al arroyo del “Xaloco”.

Nos sigue narrando don Manuel J. Aguirre. Que es muy posible que este “Camposanto” haya sido hecho al iniciarse los trabajos de construcción de la “Parroquia Nueva” que al abarcar el cementerio de la antigua dejo de llenar su objetivo, y por tato muchos años antes de las Leyes de Reforma, y seguramente pudo ser erigido por la iglesia. Que en el camposanto del Anima Sola, reposaron los restos de muchos de nuestros próceres; y digo reposaron porque un ayuntamiento poco aprensivo y sin ningún derecho, lo vendió a un particular, pese a la multitud de tumbas que allí había a perpetuidad, y que por lo tanto no era ya suyo el espacio que ocupaban. Nos sigue narrando don Manuel J. Aguirre.

El segundo panteón, fue el “Camposanto de Las Maravillas” del cual como el anterior no se ha podido obtener el menor dato sobre la fecha o tiempo de su erección.
Hasta aquí la sita de don Manuel J. Aguirre.

Sobre el tercer panteón, tampoco se tiene una fecha exacta, pues por desgracia los archivos de Teocaltiche fueron quemados por lo menos en tres ocasiones en 1811 en la guerra de Independencia, 1864 en la intervención francesa, y en 1913 en la revolución, por tal motivo es difícil obtener datos precisos. Este panteón se llamo de “Los Dolores” de este podemos decir que fue de los años 1870-72 , por el informe general que las autoridades de la ciudad reportaron al supremo gobierno del estado ; el once de Abril de 1868; en ese interesante informe; cuando se trata de los cementerios dice “Camposantos existen dos ubicados en la misma calle de la salida de esta para Jalos, tan cortos y en tan mal estado que si se desatendieran podrían acarrear graves perjuicios. En este tiene también el Ayuntamiento fija su atención y espera ver sus trabajos coronados de un éxito feliz”.

El panteón de “Los Dolores”, se construyó en la explanada de un cerro pedregoso. Éste panteón fue mixto; es decir: con gavetas en su amplio corredor y parte de los lados en las paredes y en el suelo, y estuvo en servicio hasta principios del siglo XX.

El Dr. Don Pedro Sánchez, en su libro “El cuarto Centenario” nos dice, “que en el centro del panteón estaba la tumba del Gral. Don José María Carmona Héroe de la Independencia”.

Desafortunadamente éste panteón fue destruido por el saqueo que sufrió en tiempo de la revolución; existieron sus ruinas hasta mediados de los años 70’s del siglo pasado.

Construcción Capilla del panteon Construcción Capilla del panteon

El cuarto panteón, que se ha erigido es el de “Los Ángeles”. Fue entre los años de 1909-1910 cuando se construyó, el Ayuntamiento de aquellos años en vista no solamente de lo lejos que estaba el “Panteón de Los Dolores”, siendo la empinada cuesta que había que librar para llegar hasta él, sumamente fatigosa acordó dicho Ayuntamiento hacer uno nuevo en otro lugar accesible, a donde fuera fácil llegar en vehículos; habiendo comisionado al regidor de panteones Don Francisco Ramírez Olivas, quien escogió el terreno y dirigió la construcción. Aún sin concluir, por consideraciones especiales, se permitió fuera sepultado un niño, después otro, otro, y otros más. Como se sabe en ese tiempo, y aun a veces todavía ahora, a los niños muertos se les nombra “angelitos”.

Don Francisco Ramírez Olivas conversando con amistades acerca del panteón “nuevo” preguntó, que cual nombre sería el apropiado, el interlocutor le respondió que habiendo sido hasta entonces puros niños los que habían sido sepultados le parecía apropiado que se le pusiera “Panteón de Los Ángeles” muy bien me parece, dijo el Sr. Ramírez; y así se llamó el panteón.

20050117_320

La ampliación que se hizo al actual panteón fue en el consejo municipal que encabezó Don Alfredo Berard Ávila 1980-1982. Por los problemas que tenía en espacio; dicho Ayuntamiento amplió el panteón lo que se conoce como “La sección nueva”.

Autores consultados

  • Manuel J. Aguirre
  • Doctor Pedro Sánchez Flores
  • J. Antonio Gutiérrez G.
  • Nicolás De Anda Sánchez

Escrito por J. Cruz Mora Jáuregui. Miembro del Consejo de Cronistas de Teocaltiche.